Se encuentra usted aquí

Se realizó una nueva Sesión del Consejo Superior. Visitó el Cuerpo el Rector de Villa María y Titular del CIN: anunció importantes novedades con respecto al Edificio de la Sede UNLu en Buenos Aires

El pasado jueves 31 de marzo se llevó a cabo la III Sesión Ordinaria 2011 del H. Consejo Superior de la Universidad Nacional de Luján, desde las 13 en la Sala de Sesiones del Cuerpo.

Sin bien se desarrolló con normalidad el temario previsto (que incluyó consideración de actas -con el acta de la Sesión del pasado 10 de marzo-, informes al Cuerpo del Sr. Rector, consideración de tratamiento de temas fuera del orden del día e informes, proyectos e iniciativas de las Secretarías del Rectorado) lo más destacado sin duda de esta Sesión fue la presencia del Rector de la Universidad Nacional de Villa María, Córdoba, y Presidente en ejercicio del Consejo Interuniversitaio Nacional (CIN), Dr. Martín Gill, junto al Rector de la Universidad Nacional de Tandil, Roberto Tassara, invitados a declarar ante el Cuerpo por el Sr. Rector de la Universidad de Luján Dr. Carlos Cansanello, para informar a los miembros del Consejo sobre los avances en las negociaciones con respecto a la posible puesta en valor y utilización por parte del CIN del edificio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde la UNLu posee su Delegación Capital (Ecuador 871). 

Al respecto, la trascendencia de las declaraciones del titular del CIN ameritan la transcripción de sus palabras ante el Cuerpo, que fueron las siguientes:

“Este año el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), en su forma jurídica actual, cumple sus primeros veinticinco años de existencia. El CIN siempre ha tratado de contribuir, con discrepancias y con coincidencias, a acompañar un proceso de maduración de un sistema universitario del que nos sentimos orgullosos, un sistema que apueste a la inclusión, que apueste fundamentalmente a hacer una universidad pública para todos, y que lo hace con diversidad de matices y realidades en el abordaje de lo académico, de la investigación, de la extensión. Y desde hace mucho tiempo veníamos pensando en la necesidad de constituir un espacio central en la Ciudad de Buenos Aires, para transformarlo en un edificio central del sistema universitario en su conjunto. Las actuales condiciones físicas son muy reducidas para el desarrollo de su actividad, que por suerte es cada vez mayor. Porque hoy estamos involucrándonos no sólo en aspectos puntuales de la actividad académica, sino también en actividades sociales donde creemos que la Universidad debe estar presente, como por ejemplo la construcción de un nuevo mapa de la comunicación en la Argentina, a través de lo que es la producción de contenidos para la televisión digital, o la creación de señales de televisión universitarias o inter-universitarias. De la misma manera en otros programas en donde el CIN viene participando activamente: en la construcción de un espacio latinoamericano de Educación Superior, en la consolidación de un espacio de Educación Superior en coincidencia con los procesos de integración política del UNASUR y del MERCOSUR, y acciones en materia de cada una de sus comisiones: posgrado, extensión, asuntos académicos, asuntos económicos, investigación, donde tenemos un programa estratégico de investigación y desarrollo impulsado por primera vez en forma conjunta por todo el sistema universitario. Sistema que se constituye a partir de cada una de sus realidades propias, de cada una de las universidades, por lo que ha sido tan difícil construir un sistema de trabajo en red, y el CIN de a poquito va generando instancias que nos permiten avanzar en ese sentido.”

“Cuando comenzamos a tomar contacto con el Rector Cansanello y con su equipo de la Universidad de Luján empezamos a pensar en cómo jerarquizar el edificio de la Sede Ecuador de manera coincidente con el traslado, seguramente durante este año, del espacio que ocupa el Ministerio de Ciencia y Tecnología al nuevo edificio de Bodegas Giol, empezar a pensar un espacio integrado para la Educación Superior en su conjunto, un espacio que permitiera fortalecer a la Universidad de Luján dentro de ese contexto de sistema universitario, generando una importante inversión para revalorizar el edificio, en núcleos comunes de espacios comunes para el sistema universitario. Por ejemplo comenzamos a ver la posibilidad de desarrollar una biblioteca central para el sistema universitario, a pensar en una librería que pudiera concentrar toda la producción del sistema universitario. Ustedes saben que en la Universidad de La Plata, cuando celebramos el Bicentenario de la Patria, constituimos la marca ‘Libro Universitario Argentino’, y la idea es unificar esa identidad de cada una de las Editoriales Universitarias. La idea de cómo fortalecer el área que hoy desarrolla la Universidad de Luján con la presencia de los posgrados y de algunos centros de estudios y de investigación que existen allí en el edificio de la calle Ecuador, básicamente realizando una inversión para optimizar aún más las actividades que allí se realizan, y cómo tener una sala de reuniones, para conferencias, desarrollos temáticos, presentaciones de libros. Incluso ver la posibilidad de si en un espacio podía existir un espacio de uso común para el sistema universitario, es decir que cualquier universidad que necesitara desarrollar una reunión, conferencia o charla, pudiera contar con un ámbito común para todo el sistema. Pero en realidad cuando comenzamos a desarrollar esto nos faltaban dos pilares: un pilar es que cada vez que pensábamos en la potencialidad del edificio, nos caíamos en la cuenta que la cantidad de recursos para invertir en hacer un proyecto de este tipo era importante. Y si bien el CIN ha hecho un ahorro en todo el sistema, para poder llevarlo adelante éste era mínimo. Hemos tomado contacto con el Ministerio de Planificación Federal y éste ha aceptado suscribir el acuerdo, en el sentido de que una vez que la comisión que se crea en el acuerdo ponga a consideración del Consejo Superior y del Comité Ejecutivo del CIN el desarrollo de un proyecto integral, el Ministerio de Planificación, a través del Programa de Infraestructura Universitaria, financiaría la ejecución de la obra a la Universidad Nacional de Luján. Esto va a ser suscripto como evaluación. También pensamos que el uso intensivo de toda la capacidad del edificio iba a generar un incremento importante en los servicios y teníamos que pensar que tanto la Universidad de Luján como el CIN tienen recursos limitados en este orden, por lo cual mantuvimos una reunión con el Ministro de Educación, y también el Ministerio, a partir de la puesta en marcha del acuerdo (pero lo suscribiría ahora), se haría cargo de la totalidad de los servicios del edificio, con lo cual esta comisión podría estar pensando en contar con el auxilio importante del Ministerio de Planificación y el de Educación ya sea para la mantención de las actividades como para la inversión, que permita tener el Edificio Central del Sistema Universitario Argentino en un edificio de la UNLu, que seguirá siendo de la UNLu, y que tendrá espacios de actividades propias y espacio de actividades comunes con el resto del sistema universitario, porque la idea es preservar absolutamente las actividades que se desarrollan en la UNLu (esta fue una condición que nos puso el Rector a esta Comisión) y, al contrario, generar las condiciones edilicias para que estas se vean potenciadas.”

“Del mismo modo muchos de estos programas podrían comenzar a tener su espacio allí. Por ejemplo, es muy probable que en el Plenario que se desarrollará en Villa María el lunes y el martes, el nuevo titular del AFSCA nos esté entregando al CIN la primera señal interuniversitaria de televisión, y entonces probablemente estemos ya pensando que dentro del edificio podría haber un pequeño estudio de televisión que podría estar a disposición del sistema universitario. En definitiva casi sin buscarlo se fue dando (en esto también quiero destacar la gestión importante que ha hecho el Rector de la Universidad Nacional de Quilmes, que a través de un arquitecto que asesoró a esa Universidad en toda la refuncionalización de su edificio, que conocía a Carlos, y enterado de lo del Mincyt, empezó a generar estos encuentros para madurar un poco esta idea).”

“Hoy en realidad a lo que nos comprometemos es a sentarnos en una mesa a pensar un proyecto que sea de interés y provecho para ambas instituciones, para la UNLu y para el CIN, y a través del CIN para el sistema universitario en su conjunto. Con ideas muy ambiciosas pero también ya con el compromiso suscripto en el mismo momento del Ministerio de Planificación y de Educación para el aporte económico para su refacción y su mantenimiento. Yo quiero agradecer en nombre de todas las Universidades, desde las Universidades grandes que marcaron la historia de nuestro país (como es el caso de la Universidad de Córdoba, que en un año y medio estará cumpliendo sus primeros 400 años de existencia) hasta las Universidades más nuevas que están comenzando su primer ciclo lectivo esta semana y la que viene, las Universidades que viven en grandes conglomerados urbanos como la UBA, hasta las que estamos en el interior del interior, como es el caso de la de Villa María, o la del Centro, cada una tiene su particularidad, universidades que han logrado estar en todas las provincias argentinas (la última en Tierra del Fuego, cuyo rector organizador ha sido designado a fines del año pasado), con lo cual en nombre de todas ellas quiero agradecer el enorme gesto y disposición que está teniendo esta Universidad, y nada más y nada menos que esta Universidad.”

“Nosotros tenemos un vínculo, Villa María tiene un vínculo muy especial con Luján, quizá pocos lo conocen, pero al entrar a esta Sala ví su nombre, impuesto a este espacio del Consejo Superior, que fue Emilio Mignone. Emilio Mignone fue quien presidió la Comisión Asesora del Proyecto Institucional de la Universidad Nacional de Villa María, y cuando se desempeñó como primer Presidente de la CONEAU el primer proyecto institucional que aprobó la CONEAU de una Universidad fue el de la Universidad Nacional de Villa María. Esta gratitud enorme que tiene nuestra Universidad con Mignone hace que también nuestro edificio principal lleve su nombre, con lo cual, sin quererlo también, uno ve en la militancia, en la lucha por una educación superior bajo los ideales que inspiró, que vivió, que dejó, nos sólo en su vida sino también en la de su hija, su impronta. Con lo cual, esta Universidad que tanto sufrió (no cabe duda que ustedes lo saben mejor que nosotros) tiene el triste mérito de ser la Universidad que cerró la dictadura, y eso es realmente muy fuerte, porque no debe haber en la historia argentina de la educación un hecho o una circunstancia como ésta. Y es ésta Universidad (que ha retomado con fuerza a partir del retorno de la democracia, y que se consolida), la que hoy nos abre la puerta al sistema universitario, con lo cual la gratitud de parte nuestra es enorme, y el compromiso porque esto pase de ser un papel a transformarse en una realidad en poco tiempo, en beneficio de Luján y en beneficio de todo el sistema universitario, así que nuevamente agradecido, y ojalá que quienes integren la representación de ambas partes (del CIN y la Universidad de Luján) estén a la altura de la circunstancias y brindarles a todos el proyecto que la Educación Superior en Argentina necesita. Gracias.”

Para más datos, puede consultarse a la Dirección de Gestión del HCS, te. (02323) 423171 / 423979 int. 260 / 346.